Mujeres galardonadas con el Premio Nacional de Periodismo

El Premio Nacional de Periodismo es otorgado por el Ministerio de Educación y el Colegio Dominicano de Periodistas. Fue instituido mediante el decreto 74-94 del 28 de marzo de 1994, como un estímulo al mejoramiento profesional, intelectual, social y humano, del comunicador social.

Minerva, Margarita, Carmenchu y Emilia son las cuatro féminas que hasta la fecha han recibido este reconocimiento.

Conoce a nuestros ejecutivos

Maria del C. Brusiloff

¿Qué considera la llevó a ser reconocida con el Premio Nacional de Periodismo?

Mi involucración, que empezó en El Caribe, en trabajos de índole muy diversa: problemas que afectaban a la mujer, cuando aún en el país no se habían hecho estudios sobre la igualdad entre hombre y mujer; trabajos de investigación, entre ellos sobre los estudiantes universitarios de escasos recursos, el cual obtuvo el Premio de la Fundación Arturo Pellerano Alfau; reportajes vivenciales sobre barrios marginados…

En el periódico Hoy, haber dado espacio a otros temas en las páginas de sociales, incluyendo apertura a literatura joven, aparte de las tradicionales coberturas de cocteles, recepciones…

Y en Listín Diario, haber dado un giro a sus tradicionales páginas de sociales, incluyendo secciones fijas de salud, calidad ambiental, viajes, moda y gastronomía amén de dar cabida a entrevistas a políticos, empresarios, profesionales de áreas diversas, creando un equipo de periodistas que podía cubrir cualquiera de estos temas, en vez de tener que circunscribirse a la cobertura social acostumbrada. Asimismo, haber iniciado una sección en cuerpo  aparte de viajes y turismo, labor que recibió el reiterado reconocimiento de la entonces Secretaría de Estado de Turismo.

¿Cómo percibe el periodismo en una era digital y con una generación millennial? ¿Cuáles serían sus consejos o recomendaciones para esta generación?

En la era digital, donde prima la inmediatez, el periodista requiere de mucha agilidad mental y conocimiento en cuanto a lo noticioso se refiere para enfrentar los retos. He tratado de adaptarme a la novedad. Mis recomendaciones a los ‘Millen’ es, ante todo, contrarrestar con un ejercicio ético y profesional tanto al periodismo tendencioso como a quienes, por prebendas, publican o dejan de publicar información, o difunden informaciones acomodaticias. Les insto a no limitarse a tomar como única fuente los datos en la web y los comentarios en las redes sociales. Deben salir a la calle, acercarse a la realidad de la gente y convertirse en bastiones de la verdad. De esa manera afianzarán la credibilidad en el periodismo.  Deben, además, cultivar su intelecto mediante la lectura de libros, bien en papel o en digital.

¿Cómo destacar en un espacio donde predominan los hombres?

Hoy en día, limitándome a hablar de los casos en medios escritos, los hombres predominan en los puestos de dirección, pero en la dirección de revistas y en puestos intermedios, como editores/as, así como en las aulas universitarias, la presencia de la mujer es mayoritaria.

Entiendo que sólo podría haber un cambio a nivel de dirección, cuando los actuales ejecutivos vayan retirándose por razones de edad y se tome en consideración la labor destacada de la mujer periodista.

Al presente, en cuanto a proyección como periodista en medio escrito, entiendo que se reconoce la labor de la mujer a la par que la del hombre.

¿Cómo ve el panorama del periodismo en una época donde cualquier persona, a través de las redes sociales es un informante y contribuye en ocasiones con informaciones no verificadas o falsas?

El panorama del periodismo dependerá de los enfoques que se les den a las noticias y el trabajo de investigación que en torno a ellas se realice, verificando en directo y ampliando las informaciones que publican las redes. Tendrá éxito asimismo si prepara reportajes exclusivos sobre asuntos que no aparezcan en las redes, agregue imágenes y videos e incluso explique en forma hablada algunos de ellos. Hacerse confiable mediante la verdad y la ética profesional.

 

Conoce a nuestros ejecutivos

blank

Emilia Pereyra

¿Qué considera la llevó a ser reconocida con el Premio Nacional de Periodismo?

Creo que el jurado tomó en consideración mi trayectoria, especialmente en el periodismo escrito, desarrollada por más de treinta años de ejercicio y la entrega y dedicación con la que he tratado siempre de ejercer mi carrera.

Yo comencé a trabajar antes de graduarme en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y he tenido la posibilidad de trabajar en los principales medios de comunicación del país, ejerciendo el reporterismo y actuando en los niveles ejecutivos. También he podio trabajar en las áreas de investigación, en las coberturas políticas y en los campos de la investigación histórica y la difusión cultural.

Creo que la suma de todo eso contribuyó a que se tomara en cuenta mi trayectoria, lo cual agradezco profundamente.

¿Cómo percibe el periodismo en una era digital y con una generación millennial? ¿Cuáles serían sus consejos o recomendaciones para esta generación?

El periodismo ha experimentado y seguirá experimentando muchos cambios, producto de las novedades tecnológicas de los últimos y de la ampliación y diversificación de las audiencias.

Esto quiere decir que hay que actualizarse constantemente en cuanto a todo lo que impacta al periodismo. Pero también hay que enfatizar en la formación humanística y cultural.  No todo es tecnología, aunque es muy importante. La formación integral e intelectual son vitales y lo serán siempre en el campo del periodismo. Tampoco podemos olvidar que al ejercer el periodismo en esta etapa marcada por las tecnologías digitales la responsabilidad se hace mucho mayor, por el impacto inmediato que tiene la difusión de contenidos.  La verdad es que estamos trabajando en una etapa sumamente desafiante.

¿Cómo destacarse en un espacio donde predominan los hombres?

En mi caso he tratado de trabajar con dedicación, compromiso y mucho amor, intentando desafiarme a mí misma y avanzar. Todo lo demás ha llegado por añadidura. Agradezco que en el camino he encontrado personas valiosas que han creído en mí.

¿Cómo ve el panorama del periodismo en una época donde cualquier persona, a través de las redes sociales, es un informante y contribuye en ocasiones con informaciones no verificadas o falsas?

Justo en este momento, cuando hay mucha confusión y nos encontramos ante una especie de Babel informativa, es necesario que el periodismo se ejerza con la mayor seriedad posible y utilizando técnicas de investigación que son muy útiles.

Somos profesionales y tenemos las condiciones para elaborar y difundir las noticias que respondan a los parámetros profesionales y éticos.  Si lo hacemos de esta manera podremos sobrevivir a la excesiva competencia que hay y que nos llega de todas partes.

Conoce a nuestros ejecutivos

blank

Minerva Isa

¿Qué considera la llevó a ser reconocida con el Premio Nacional de Periodismo?

El jurado vio méritos en mi trabajo, que en verdad no percibí, para ellos y ellas mi gratitud por siempre. Creo que no hice más que cumplir con mi deber, ser fiel a una vocación que me exige un ejercicio ético orientado al servicio de la sociedad y me reclama mantenerme vigilante para no perder la credibilidad que tanto valoro.

 ¿Cómo percibe el periodismo en una era digital y con una generación millennial? ¿Cuáles son sus consejos o recomendaciones para esa generación?

En la era digital, cuando la prensa perdió su hegemonía, la exclusividad como canal de contacto entre el público y la información, paradójicamente el periodismo se torna más necesario que nunca. La avalancha de noticias en las redes sociales, la difusión cada vez más creciente de noticias falsas (fake news), genera confusión, no hay certidumbre de que un hecho sea real o falso.

Indiscutiblemente, la principal fuente informativa actual está en internet y no todo cuanto se publica en la web es falso, pero la cantidad, diversidad y celeridad de las informaciones demanda acudir a fuentes confiables.

Es preciso que la información pase por el filtro del periodismo, del buen periodismo: responsable, ético, independiente, que no responda a intereses económicos o políticos que tiendan a ocultar, tergiversar o manipular la información. Un periodismo dotado de las herramientas de verificación, de profesionales con la tarea de confirmar la información, investigar, comprobar si ese acontecimiento es verdad o no.

Las redes ofrecen retos y oportunidades. Han permitido la proliferación de periódicos digitales, entre ellos de excelente calidad, permiten el surgimiento de voces periodísticas fuera de los medios de comunicación tradicionales, una nueva forma de hacer periodismo de la que el país cuenta con notables y confiables exponentes, comunicadores y comunicadoras que desde la web hacen un ejercicio ético, con independencia, calidad y veracidad.

Mas, una cosa es utilizar la web para hacer periodismo, y otra creer que todo lo que circula en las redes es periodismo, porque no necesariamente la información difundida es verídica.

La generación millennial no estará ajena a esa vorágine de información o desinformación en la web. Consecuentemente lo recomendable es que esté alerta para no caer en la trampa de las fake news, que apelen a un buen filtro periodístico, ya sea en una plataforma digital u otro de los medios de comunicación tradicionales.

Mi recomendación es que aprendan a discernir, a buscar la verdad más allá de las apariencias, ejercitar al máximo su mente, pensar, razonar, reflexionar, a no aceptar toda información que circule en las redes como buena y válida.

¿Cómo destacarse en un espacio donde predominan los hombres?

Educación y trabajo. La mejor forma de abrirse camino en una profesión es mediante una sólida formación académica, enriquecida con la actualización permanente, con los conocimientos transmitidos por la lectura en diversas ramas del saber. Y, por supuesto, la disposición de trabajar infatigablemente, de buscar la máxima calidad en el ejercicio profesional.

Afortunadamente, la prensa dominicana es un espacio conquistado por numerosas mujeres, que han demostrado sus valiosas dotes periodísticas.

¿Cómo ve el panorama del periodismo en una época donde cualquier persona, a través de las redes sociales, es un informante y contribuye en ocasiones con informaciones no verificadas o falsas?

La revolución tecnológica y las redes sociales han colocado al periodismo en momentos desafiantes que le demandaron y le siguen reclamando ajustes, renovación, el indispensable profesionalismo e independencia para mantener la credibilidad.

El oficio ha estado inmerso en una dinámica de cambios, cambios en el quehacer profesional, en la rutina periodística, no su esencia: veracidad, compromiso ético, servicio a la comunidad, contribuir a la institucionalidad y al fortalecimiento de la democracia.

En pos de la veracidad, el periodista tiene la responsabilidad de aplicar con rigurosidad las técnicas del oficio al recabar, seleccionar, construir la noticia y difundirla. La información se valora, jerarquiza y documenta, una labor de la que se adolece en las redes sociales. Por lo tanto, cualquier persona puede ser un informante, pero no un periodista.

En términos de contenidos, la prensa está compelida a ir más allá de las noticias confiables, el momento actual le llama a fortalecer géneros como el reportaje y la investigación, presentar noticias en perspectivas, contextualizadas. Caminar hacia una mayor especialización temática, hacia un periodismo más creativo, riguroso, de alta calidad y credibilidad.

Conoce a nuestros ejecutivos

blank

Margarita Cordero

¿Qué considera la llevó a ser reconocida con el Premio Nacional de Periodismo?

El Premio Nacional de Periodismo reconoce ejercicios profesionales prolongados y, en el 2015, yo tenía poco más de cuatro décadas en las redacciones. En todos los casos, el jurado también pondera méritos, como la calidad ética e intelectual. Mi ejercicio fue diverso: desde el columnismo de opinión, la prensa escrita, radial y televisiva, hasta el periodismo digital.  Creo que todo eso llevó al jurado a decidir otorgarme el premio.

¿Cómo percibe el periodismo en una era digital y con una generación millennial? ¿Cuáles serían sus consejos o recomendaciones para esta generación?

El periodismo solo ha ampliado sus soportes y se ha ido adaptando a ellos. Ciertamente, el ecosistema informativo no es el mismo de cuando, por ejemplo, yo me inicié en la profesión. Es mucho más complejo. Las tecnologías han revolucionado el modo en que la información se produce y le ha otorgado nuevos roles al receptor. Digamos que, en términos formales, la información periodística es menos unidireccional, aunque esto no es tan simple como parece. De todos modos, si entendemos el periodismo como un contrapoder crítico, como garante de derechos ciudadanos y sociales, sus bases siguen siendo las mismas. La ética del periodismo no cambia con las generaciones, se llamen “millennial”, Zeta o tengan cualquier otro nombre ideado por el “marketing”.

Por otra parte, no me gusta dar consejos, ni siquiera a mis hijas y mi hijo. Prefiero el diálogo en el que prime el respeto absoluto por el otro. Cuando uno aconseja se sitúa un peldaño por encima de la persona aconsejada, y no me parece bueno para nadie.

¿Cómo destacarse en un espacio donde predominan los hombres?

No es fácil, nada fácil. El periodismo no es ajeno al sistema patriarcal.  Reproduce las mismas discriminaciones que se dan en todos los ámbitos de la sociedad, todo pese a la progresiva feminización de las aulas universitarias y a la indiscutible calidad de la gran mayoría de las mujeres que ejercen el oficio. Apenas hay ejecutivas de medio y eso, más que síntoma, es evidencia.

¿Cómo ve el panorama del periodismo en una época dónde cualquier persona, a través de las redes sociales, es un informante y contribuye en ocasiones con informaciones no verificadas o falsas?

Las noticias falsas no son nuevas, existen desde la Antigua Grecia, solo que ahora tienen una enormidad de canales para recorrer su perverso camino. El periodismo no está libre de ese pecado porque, desde siempre y en incontables ocasiones, también ha falseado la realidad y engañado a sus públicos. Por eso hay que insistir en que el periodismo verifique la veracidad antes de informar sobre los hechos. Esa ha sido siempre una gran responsabilidad que, en los tiempos actuales, se dimensiona al infinito.

 

Alianzas Estratégicas

Worldcom Public Relations Group® le brinda acceso a la capacidad creativa internacional de más de 2,000 profesionales de la comunicación en 115 ciudades, 49 países y 6 continentes.

Ofrece servicios estratégicos, innovadores de alta calidad. Es la primera agencia independiente y especializada en RRPP en Costa Rica. Ketchum se encuentra entre las 3 primeras agencias de RRPP en el mundo.

La Asociación Dominicana de Turismo favorece las mejores prácticas de los sectores salud y turísticos, para lograr la consolidación de República Dominicana como un destino de turismo de salud de clase mundial.